La verdadera historia de Up

images (14)

En el 2006 Barry Martin se incorporó como jefe de obra en su nuevo trabajo en Seattle, pero jamás pensó que su historia llegaría a inspirar una película de Hollywood.

Aquel día Martin conoció a Edith Macefiel, una octogenaria que no quería vender su vivienda para que se construyera un lujoso centro comercial con gimnasio. Esta era la única parcela que lo promotores de la obra no lograban conseguir por ello Martin decidió hablar con la nueva vecina, quien según decían los rumores era más fácil que te mordiera a que diera los buenos días.

Pero nada de eso sucedió, Barry se acerco a Edith le dijo “buenos días señora Macefield, venía a decirle que hoy vamos a meter mucho ruido, si tiene cualquier problema le dejo mi teléfono” a lo que la señora respondió “es usted muy amable”. Pero la llamada de Edith no fue para hacer ningún reclamo sino más bien para pedir un favor, pedirle que la llevará a la peluquería ya que no podía conducir el viejo chrevrolet de 1989, a lo que Barry aceptó y se dio inicio a una buena amistad.

Un día entre tanta conversación surgió el tema de por qué Edith no quería vender su propiedad, fue entonces que la señora le contó a Barry que esa era su casa, que su madre había muerto ahí. Edith volvió de Inglaterra para cuidar de su madre quien le hizo prometer que la iba a dejar mrir en casa y no en una residencia. Edith cumplió su promesa y le explicó a Barry que era ahí donde quería morir.

Finalmente a Edith le diagnosticaron cáncer de páncreas una batalla que no pudo ganar, Barry fue quien heredo la casa pero en lugar de entregársela a sus antiguos jefes se la vendió a una persona que la conservará tal y como su amiga la dejo.

- Publicidad


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *