“Banco malo” en Castellón

%22Banco malo%22

Cerca de 1.900 castellonenses han perdido sus viviendas en el 2011 por no poder pagar la hipoteca y, solo en lo que va de año, las demandas de desahucio registradas en los juzgados provinciales superan todavía las 250. Mientras, el mercado continúa en mínimos históricos y sigue acumulando caídas, con apenas 2.600 ventas en el primer semestre, el 11,05% menos que en el mismo periodo del 2011, según las cifras que aporta Fomento.

Este es el caldo del cultivo, común, en parte, a todo el país, que ha llevado al Gobierno a anunciar la creación de la Sociedad de Gestión de Activos (SGA), el banco malo que se hará cargo de los activos inmobiliarios tóxicos que ahogan a las entidades financieras, es decir, de los inmuebles que son ahora propiedad de bancos y cajas a partir de procesos de embargos en su mayor parte y que, además, no logran vender, y menos a los inflados precios con los que figuran en sus balances.

En la provincia de Castellón son más de 3.100 los pisos y casas que oferta la banca y que pueden llegar a ser adquiridos por el banco malo, un volumen que ha descendido desde la primavera, con el matiz de que lo que queda por vender es lo menos atractivo.

A falta de datos oficiales, solo las entidades intervenidas por el Estado, que estarán obligadas a acudir a la SGA, Banco de Valencia, Bankia, Cataluña Caixa y Bankia, acumulan una cartera propia de casi 1.300 viviendas que ofrecen en internet con anuncios de espectaculares descuentos, que llegan hasta el 70%.

Entre el resto, que podrán optar o no a utilizar este mecanismo, destacan los paquetes de viviendas que poseen marcas como Sabadell CAM, con 340; o La Caixa, que supera las 800. Además, casi todas las entidades acumulan otros activos en forma de solares, garajes o trasteros.

De hecho, desde que los bancos se convirtieron en auténticas inmobiliarias, están ofreciendo productos con precios que, aunque en general difieren poco de los del resto del mercado inmobiliario, poseen otros atractivos, como el cien por cien de la financiación, hipotecas a 40 años y otras facilidades que interesan al comprador. Además, aplican importantes rebajas en bienes concretos. Pero, a raíz del anuncio de la creación del banco malo, en los últimos meses, y sobre todo este verano, muchos han estado aplicando otras fórmulas y mayores descuentos, para deshacerse cuanto antes de inmuebles ante el temor de pérdidas mayores.

- Publicidad


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *